compartir en:

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Alemania emitió una alerta para sus connacionales que quieran viajar a México.

Destacó Puebla por el incremento de la violencia y los desastres naturales, como la actividad del volcán Popocatépetl y los daños por los temblores del 7 y 19 de septiembre pasados.

Recomendó cuidados en Tamaulipas, Guerrero, Michoacán y Jalisco. Sin embargo, exhortó tomar medidas especiales en las carreteras y zonas rurales de Veracruz, Puebla, Chihuahua, Durango, Nuevo León y Morelos, las zonas turísticas de Acapulco, Guerrero, y Los Cabos Baja California Sur;  en las zonas fronterizas con Guatemala y Belice y en cada zona del Estado de México.

El panorama general del gobierno alemán en México es que la violencia y la delincuencia se han ido recrudeciendo por los grupos de cárteles que operan en total impunidad. También enfatizó que por las elecciones del 1 de julio, se espera un nuevo brote de violencia.

Los crímenes que ha registrado el gobierno alemán en México son: secuestros, asesinatos, actos de venganza a plena luz del día, robos a mano armada, extorsiones, entre otros.

RECOMENDACIONES

El gobierno de Alemania emitió una serie de recomendaciones, destacan: no resistirse a asaltos, aconsejan a las mujeres no viajar solas, no tomar fotografías a indígenas, y cuando haya manifestaciones, alejarse del lugar.

EXTRANJEROS PELIGRAN EN MÉXICO

El caso de los tres italianos, secuestrados por miembros de la policía de Jalisco, y entregados a grupos criminales por la cantidad de mil pesos, da cuenta de que no sólo los mexicanos padecemos la violencia.

Otro caso que se reportó fue el secuestro de dos estadounidenses, en Nuevo León, el pasado 18 de febrero. Ya fueron rescatados por la Procuraduría del Estado de Nuevo León.

De acuerdo a reportes oficiales, los secuestradores se contactaron con los familiares de las víctimas un día después de su rapto, para exigirles la suma de 300 mil dólares. Sin embargo mediante un operativo, lograron la detención de los delincuentes y el rescate de los ciudadanos norteamericanos una semana después.

Las personas detenidas fueron identificadas como Efraín de 48 años de edad  y Mario Alberto de 35 años de edad.