compartir en:

La construcción del estadio Akron re­quirió una inver­sión de 200 millones de dólares y prometía con­vertirse en una de las plazas de mayor respeto en el futbol mexicano, pero la realidad es otra en el último año.

Desde su inaugura­ción, el inmueble ubica­do en el municipio de Zapopan, Jalisco, sólo ha festejado un título de liga rojiblanco, sucedió el 28 de mayo de 2017 y desde entonces visitar la can­cha del estadio Akron representa un cheque al portador.

Aquel día, el Rebaño superó 2-1 a Tigres y se coronó por duodécima ocasión en su historia. Ha pasado casi un año y las Chivas no han po­dido ganar en casa más que en una ocasión.

Durante el torneo pa­sado, Apertura 2017, el cuadro tapatío sólo le pudo ganar a Tijuana en la jornada 15 y en la actual campaña no hay rastros de triunfos en su historial: tres derrotas y un empate. Con estos números llegará al clási­co contra América.

Desde el torneo pasa­do, Chivas ha disputado 39 puntos en 13 partidos, de los cuales sólo ha po­dido rescatar ocho. Los rivales se han llevado 26 unidades y cinco han quedado en el aire debi­do a los cinco empates.

Es decir, de los 39 pun­tos en juego en el esta­dio Akron, Chivas sólo ha sumado el 20 %.

Para este torneo, Ma­tías Almeyda cuenta con una base de jugadores jóvenes y ese podría ser el principal motivo que explique el mal momen­to del Rebaño, de acuer­do con el exportero, Oswaldo Sánchez.

“El futbolista joven se preocupa más por usar la maquinita del uno para hacerse una rayi­ta en el pelo. Ocupan que alguien los ubique en que tienen unas ca­rreras importantes”, co­mentó a Fox Sports.

“En algunas posicio­nes tiene gente impor­tante, tienen a (Oswal­do) Alanís, a quien no lo querían y que ha sido fundamental en los úl­timos partidos. Tienen a (Carlos) Salcido, que aunque no es un joven, cuenta con todo el ba­gaje europeo. También Alan Pulido, que tiene 25 o 26 años y parece un roble, lo que le falta es asumir ese rol de lide­razgo”, agregó.