compartir en:

La Cámara de Representantes de Estados Unidos deberá volver a votar mañana miércoles la versión reconciliada de la reforma fiscal del presidente Donald Trump y de la mayoría republicana, debido a violaciones técnicas a las reglas parlamentarias.

Aunque la cámara baja aprobó la iniciativa por 227 votos a favor y 203 en contra, y los republicanos esperan aprobarla en las próximas horas en el Senado, el proyecto de ley tendría que ser regresado a la primera cámara para un voto final de dos iniciativas idénticas.

Las violaciones técnicas incluyen una disposición que permite a las familias exentar de impuestos las cuentas de inversiones escolares para quienes educan a sus hijos en casa, exenciones fiscales a centros de educación superior e incluso el nombre oficial de la legislación.

La minoría demócrata del Senado promovió las impugnaciones que tendrán el efecto de retrasar, pero no impedir la aprobación de la reforma fiscal, ya que los republicanos cuentan los votos suficientes en el Senado.

Los demócratas se quejaron que más del 80 por ciento de los beneficios de la reforma fiscal beneficiarán a los más ricos de Estados Unidos, en detrimento de la clase media. Durante la votación en la cámara baja, todos los demócratas votaron en contra y se les sumaron 12 republicanos.