compartir en:

En la zona rural de Jalisco, los pobladores tienen un remedio casero para no sólo rendir las largas jornadas laborales, sino también quitarse la cruda por pasarse de copas: el pajarete.

El pajarete es una bebida energética basada en leche cruda de vaca y alcohol. También se le agregan otros ingredientes como chocolate, caña, café, azúcar, mazapán y hasta miel, por lo que la convierte en una bebida “universal”, es decir, que pueden ingerirla tanto niños como adultos. Aunque estos dos últimos ingredientes son considerados “finos” porque son servidos en rancherías más elegantes, según pobladores.

Se puede encontrar también en el pueblo mágico de Mazamitla, en su mercado de artesanías. No obstante, los jaliscienses afirman que el pajarete es único por la leche cruda de vaca. Esa consistencia y sabor no pueden ser igualadas con leche pasteurizada, aseguran.

Asimismo recomiendan, para curarse la cruda, no beber más de uno, pues puede provocar severas consecuencias en el estómago. Es necesario combinar la leche cruda de vaca con vodka o licor de leche.

Esta singular bebida tiene sus orígenes desde décadas atrás siendo los productores de lecheros de la costa y zona sur de Jalisco fueron sus creadores.

Se considera tradicional porque antes de empezar la jornada, los campesinos se reúnen para convivir y beber el pajarete.

Cabe resaltar que las vacas que llegan a utilizarse en la elaboración de la bebida cumplen con todas las reglas de sanidad.

Fuente de la imagen: http://agencia.cuartoscuro.com/agencia/details.php?image_id=416431&mode=search