compartir en:

La política migratoria del presidente de Donald Trump impactó en el envío de remesas en toda América Latina durante el 2017, región en la que se registró un aumento de 8%, empujado por el miedo a la deportación de numerosos inmigrantes, según un estudio divulgado por el centro Diálogo Interamericano.

En México, al cierre del 2017, alcanzaron un monto histórico de 28 mil 771 millones de dólares, con un incremento de 6.6 por ciento respecto a 2016, cuando sumaron 26 mil 993.8 millones de dólares. El Banco de México (Banxico) informó que durante el año pasado se efectuaron 93.42 millones de operaciones, 2.04 por ciento más que en 2016, con un monto promedio de 308 dólares por remesa, cantidad superior en 4.46 por ciento a tasa anual.

Diciembre se convirtió en el segundo mes con mayor cantidad de envíos de trabajadores, sólo por debajo del mes de octubre, donde se recibieron 2 mil 642 millones de dólares.

Esto por el actor estacional de las fiestas de fin de año, caracterizado por el aumento del flujo de remesas, así como mayo, cuando se celebra el Día de las Madres.

Las remesas son una de las principales fuentes de divisas del país, junto con la Inversión Extranjera Directa (IED), los ingresos provenientes del turismo, así como las exportaciones manufactureras.

De acuerdo con analistas, el flujo de remesas durante el 2017 se mantuvo ante la cotización del tipo de cambio, así como el aumento de empleo en la Unión Americana, donde radican casi 15 millones de connacionales insertos en actividades como la construcción y los servicios.