compartir en:

Debido a una gran confusión que provocó un hombre de entre 65 y 70 años el vehículo de una mujer tuvo que ser intervenido por bomberos y autoridades de Saltillo.

Los hechos ocurrieron cuando Valentín Martínez Huerta, transitaba por la avenida Álvaro Obregón y se percató que un automóvil que se encontraba estacionado con placas de Querétaro se veía lo que parecía ser las manos de un niño encerrado en la cajuela.

Ante su asombro decidió llamar al número de emergencias, por lo que alrededor de las 13:45 horas elementos de Tránsito Municipal y policías preventivos cerraron la avenida a la altura de la privada Palacios, también se hizo presente el cuerpo de bomberos para realizar las maniobras pertinentes.

Una vez estando todos los elementos fue necesario romper la aleta trasera del lado del conductor para llegar a la mano, pero al final resultó ser el busto de una muñeca que se encontraba atrapado.

Una vez que se confirmó que no se trataba de un niño atrapado, los bomberos se retiraron del lugar, quedándose a cargo de la situación, elementos de Tránsito Municipal quienes esperaron a que llegara Sara Rodríguez Muñiz, propietaria del coche.

Ante el asombro de ver toda la escena movilizada alrededor de su auto destrozado, Sara fue informada de lo sucedido, disgustada solo pudo preguntar qué quién le pagaría los daños, por lo que autoridades le respondieron que el señor Huerta sería en este caso el responsable, ya que él originó el escándalo.