compartir en:

El fiscal general de Guerrero, Xavier Olea, declaró a medios nacionales que los sacerdotes Germaín Muñiz García e Iván Añorve Jaimes fueron asesinados por un grupo delictivo que opera en el Estado de México.

De acuerdo con el fiscal, los curas habían asistido al baile en el poblado de Juliantla, donde convivieron con personas armadas, pertenecientes a células delictivas de Guerrero, Morelos y del Estado de México.

Se presentó una riña y al intentar salir del lugar, fueron asesinados. Según Xavir Olea, el cura Germaín Muñiz García fue identificado como miembro de los hombres armados por otra célula delictiva, al circular fotografías suyas portando armas en redes sociales.

Por otra parte, el de la Diócesis de Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza, negó esta versión y aseguró que el asesinato de los curas se debió a un accidente vial.

Detalló que una de las acompañantes que iba con ellos, le dijo que Muñiz rebasó un auto, lo que desencadenó la ira y posterior ejecución.

Respecto al porque asistieron al baile amenizado por los delincuentes, Rangel Mendoza relata que sus motivos fueron porque buscaban una oportunidad para poder tocar su música, pues Iván Añorve cantaba y componía. Los dos sacerdotes fueron velados el martes.

Fuente de la imagen http://agencia.cuartoscuro.com/agencia/search.php?show_result=1&page=1