compartir en:

Recientemente los casos de acoso y abuso sexual contra las mujeres han sido muy sonados en los medios de comunicación. Sin embargo, lo acontecido con el doctor de origen argentino, Ricardo Cruciano, data desde 2002 y 2014.

Para sorpresa de muchos, el supuesto licenciado en neurología que trabajaba en el hospital Monte Sinaí y quien enfrentaba 16 cargos de agresión sexual y violación, fue puesto en libertad el miércoles pasado luego de pagar una fianza de un millón de dólares.

Pero… ¿Cómo le hizo para librarse de una sentencia y sobre todo de unas acusaciones “tan graves”?, Parece mentira, pero el hombre pudo librarse fácilmente de las acusaciones realizadas por al menos seis de sus pacientes al negar rotundamente los cargos ante una Corte de Manhattan.

Las primeras investigaciones arrojaron que el neurólogo estaba a cargo de la División de Cuidado Palitativo del hospital, y su principal función era administrar un tratamiento a los pacientes con dolor crónico, donde según las declaraciones de las demandantes, el médico aprovechaba el estado de las mujeres para manosearlas, besarlas y hasta tener relaciones sexuales no consensuadas.

Antecedentes criminales

Fue en el 2016 cuando siete mujeres lo denunciaron por acoso sexual y violación contra las pacientes, en el Departamento de Neurología de la Universidad de Drexel, en Pensilvania; al respecto el doctor se declaró culpable, y el juez ordenó que se le retirara su licencia de médico y se registrara como “ofensor sexual”, además de pasar siete años con libertad condicional.

En esta ocasión,  Cruciani negó las nuevas acusaciones y salió libre bajo fianza. En total, se tiene registro de 17 mujeres de Nueva York, Nueva Jersey y Pensilvania que lo acusan de violación y conducta agresiva desde hace 12 años.

Por el momento se espera que la corte de Manhattan anuncie la fecha del juicio donde el implicado puede enfrentar hasta una pena de diez años, sin opción de libertad condicional.