compartir en:

Un hombre de la tercera edad tomó un poste de luz a las afueras del Palacio Nacional, en la colonia Centro de la Cuidad de México, para así llamar la atención del presidente.

Se trata de la segunda vez que el hombre identificado como Don Alejo Rojas se cuelga en el poste con una cruz de madera para exigir al Gobierno la devolución de unas tierras que eran de su propiedad en el estado de Oaxaca.

La primera vez que se “crucificó” fue el pasado lunes 29 de abril; semanas antes realizó un plantón a fuera de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

El hombre de 78 años de edad vestía únicamente pantalones de mezclilla y carga un letrero con el siguiente mensaje:

“4ª transformación”, en la parte superior de la cruz, mientras que del abdomen se lee “Solicito audiencia con AMLO desde el 31 de enero de 2019”.

A pesar de su estado de salud, Don Alejo asegura que permanecerá en el ese sitio hasta que se le conceda su petición; admitió que prefiere “morir” en la lucha que perder para siempre los terrenos que le pertenecen.

Se sabe que el hombre se gana la vida vendiendo dulces, padece una infección en la garganta y sufre de hipoglucemia.

¿Cuál es su petición?

Don Alejo Rojas explicó a medios de comunicación que fue despojado de unas tierras que se encontraban a su nombre en Oaxaca, las cuales fueron confiscadas por el gobierno estatal en el 2006 por apoyar la ideología de izquierda que en ese momento tenía el presidente al ser candidato por el PRD.

Yes