compartir en:

La madrugada de este martes se convirtió en tragedia para una familia de refugiados sirios en Canadá.

De acuerdo con versiones oficiales la familia Barho perdió a sus siete hijos durante un incendio en el lugar donde habitaban, el padre de los menores, Ebraheim Barho, intentó salvarlos, sin embargo, su lucha fue en vano y terminó con heridas graves provocando que ahora luche por su vida.

De igual modo, Kawthar Barho, madre de Ahmad, de 14 años; Rola, de 12; Mohamad, de 9; Ola, de 8; Hala, de 3; Rana, de 2, y Abdullah, también estaba hospitalizada con heridas leves.

Según el imán Wael Haridy, del Centro Comunitario Islámico de Nueva Escocia, dijo que la familia Barho oriunda de Raqqa, había huido de la guerra civil de Siria en 2017.

A su arribo a Canadá vivieron en Elmsdale, Nueva Escocia, por más de un año, y que luego se mudaron a Halifax para estar más cerca de los servicios de apoyo a refugiados.

Pese a contar con la ayuda necesaria, la familia pensaba regresar próximamente a la comunidad de Elmsdale.

Hasta el momento la policía ha informado que la causa del incendio continúa bajo investigación, mientras que el imán señaló que las autoridades realizaban pruebas de ADN para confirmar las identidades de los niños para después proceder con el tradicional proceso de sepultura islámico.

Ante este hecho, el primer ministro Justin Trudeau, se unió a la pena de la familia a través de Twitter.

“No hay palabras cuando niños nos son arrebatados tan pronto, especialmente en circunstancias como esta”.

No