compartir en:

Según información de Newsweek, un reciente estudio realizado por un grupo conservador reveló que los  empleadores  consideran  que los inmigrantes trabajan más y se quejan  menos  que  sus  los  anglosajones  y  de  raza  negra  nacidos  en Estados Unidos.

El  estudio,  que  fue  publicado  en la revista American Affairs Journal,  indicó  que  favorecer  a  los  inmigrantes fomenta la discriminación  en  el  lugar  de  trabajo,  en  gran  medida  contra  los  trabajadores estadounidenses.

Asimismo,  el  informe  contrasta  con  las  aseveraciones  de  grupos  proinmigrantes  que  aseguran que los inmigrantes no roban trabajos a los estadounidenses.

El estudio fue escrito por Amy L.  Wax,  profesora  de  la  Facultad de   Derecho   de   la   Universidad   de  Pensilvania,  y  el  conservador  analista  de  políticas  públicas  Jason   Richwine.   La   investigación   analiza  casi  cincuenta  años  de  estadísticas  laborales  y  entrevistas   anónimas   de   empleadores,   sólo  para  llegar  a  la  conclusión  de  que  si  existe  discriminación  contra  los  trabajadores  estadounidenses.

“Se   considera   que   los   inmigrantes tienen una mejor ética de trabajo y trabajan más duro. Son más diligentes, puntuales, persistentes,  confiables,  respetuosos  y cooperativos”, afirma el informe, citando otros estudios.