compartir en:

La Casa Blanca invocó el atentado registrado este lunes en Nueva York, que dejó cuatro personas heridas, para insistir en la necesidad de que el Congreso estadounidense apruebe una reforma migratoria que elimine la llamada migración en cadena, vinculada a los lazos familiares.

ATAQUE

El ataque frustrado fue atribuido a Akayed Ullah, un inmigrante procedente de Bangladesh, quien de acuerdo con el gobierno del presidente Donald Trump, entró a Estados Unidos con una visa familiar en 2011.

“Este ataque subraya la necesidad de que el Congreso trabaje con el presidente en una reforma migratoria que fortalezca nuestra seguridad nacional y la seguridad pública”, señaló en su rueda de prensa la vocera presidencial, Sarah Huckabee Sanders.

“Debemos proteger nuestras fronteras y asegurarnos que los individuos que entran a nuestro país no vengan a hacer daño a nuestra gente. Debemos movernos hacia un sistema meritorio de inmigración”, subrayó.

El presunto atacante se encuentra hospitalizado en condiciones graves en el Bellevue Hospital Center.

La Casa Blanca también aprovechó el incidente para criticar a los demócratas, a quienes responsabilizó de no haber adoptado acciones propuestas por el presidente Trump, como la eliminación de la migración en cadena.

“Si eso hubiera estado en vigor, ese individuo no habría venido a los Estados Unidos, y el presidente va a continuar empujando una reforma migratoria responsable y la migración en cadena será parte de eso”, insistió.