compartir en:

A casi un mes de cumplirse el cierre de Gobierno, el pasado fin de semana el presidente Donald Trump, hizo una “tentadora” oferta migratoria.

Como una medida para que se reanudan las actividades, Trump presentó en la Casa Blanca una propuesta donde pide que se le otorguen los cinco mil 700 millones de dólares para construir el muro fronterizo a cambio de dar beneficios a los dreamers y al estatus de protección temporal.

De acuerdo con lo expresado, si se da el financiamiento cerca de 700 mil jóvenes beneficiarios del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés) que incluye a quienes llegaron a Estados Unidos sin documentos cuando eran menores de edad, y para 300 mil acogidos al Estatus de Protección Temporal (TPS), que incluye a centroamericanos y caribeños damnificados por catástrofes naturales obtendrán tres años de alivio legislativo.

Asimismo, este plan migratorio señala:

  • El muro sólo se construirá en la frontera sur con México y no se costa a costa.
  • Se destinarán 800 mil dólares en asistencia humanitaria de urgencia, 805 mil para detectar drogas en los puntos de entrada al país.
  • Contratar a 2,750 agentes para la seguridad en la frontera sur.
  • Se contratará a75 nuevos jueces de migración.
    (para procesar casos atrasados, proteger a los niños migrantes que pidan refugio desde sus países y reunificación familiar).

Ante este llamado, el vicepresidente Mike Pence, escribió mediante Twitetr estar “a favor de este plan de sentido común que servirá para reabrir el gobierno”.

“Hoy @POTUS propuso un plan de sentido común para asegurar nuestra frontera, reabrir nuestro gobierno y mantener a los estadounidenses seguros. Ahora es el momento de que el Congreso trabaje en conjunto para resolver la crisis en nuestra frontera sur y terminar el cierre. ¡Vamos a trabajar!

No