compartir en:

Tras el tiroteo que se registró en una escuela preparatoria de Florida, el pasado 14 de febrero  a manos de un adolescente descrito como agresivo y con trastornos mentales, se ha desatado la polémica sobre la venta de armas generando gran controversia.

Trabajado para regular la difusión de armas

Cabe recordar que el pasado lunes un grupo de alumnos se manifestaron frente de la Casa Blanca para exigir un mayor control en la venta de armas, ya que señalan que tanto la Casa Blanca como el Congreso no han trabajado para regular la difusión de armas en el país.

Ante esta situación la Casa Blanca declaró que el mandatario  Donald Trump está abierto a considerar cambios en las leyes de verificación de antecedentes para comprar armas.

 “Aunque las discusiones continúan y se están considerando revisiones, el presidente apoya los esfuerzos para mejorar el sistema federal de verificación de antecedentes”, dijo la vocera presidencial, Sarah Sanders, en una declaración por escrito.

Otra manera de “solucionar las cosas”

Sin embargo, pese a las manifestaciones y declaratorias, este miércoles Trump sugirió que los maestros deberían portar armar en las aulas, esto con el fin de enfrentar una amenaza de violencia.

“Si tienen un maestro adepto a las armas de fuego, ellos bien podrían terminar el ataque bastante rápido”, dijo aquí el mandatario, quien ofreció fortalecer el sistema de verificación de antecedentes para los que compren armas de fuego.

Reunión

Esta sugerencia se dio a conocer poco antes de que el presidente se reuniera con familiares de víctimas mortales en la Casa Blanca.

En la reunión el mandatario señaló que “Siempre recordaré el tiempo que pasé hoy con valientes estudiantes, maestros y familias. Tanto amor en medio de tanto dolor No debemos defraudarlos. ¡Debemos mantener a nuestros niños seguros!”.

Por otro lado, cuando los padres escucharon la solución de Trump mostraron su descontento, ya que la solución es de lo menos factible  y porque el magnate evitó cualquier compromiso para imponer mayores controles o prohibiciones sobre algunas armas.

“Aprecio el punto sobre armar a maestros. Personalmente no es algo que apoyo. En lugar de armarlos con armas de fuego, mejor armarlos con el conocimiento para prevenir que estos actos pasen”, dijo Nicole Hockley, cuyo hijo Dylan fue uno de los 21 niños asesinados en la primaria Sandy Hook en Connecticut en 2012.

Fuente de imagen: https://www.instagram.com/p/BfOszopgRZu/?hl=es-la&taken-by=realdonaldtrump