compartir en:

Una vez más están de luto muchas familias de Tultepec que se dedican a fabricar y vender productos pirotécnicos, una actividad muy digna y muy artística, pero también muy peligrosa, que históricamente ha cobrado la vida de mucha gente de este municipio. Ahora fue en el mercado de San Pablito, en donde a pesar de contar con las medidas de protección civil, una explosión cobró la vida de al menos 27 personas y hay más de 60 heridos, muchos ellos de gravedad, hasta el cierre de esta edición. Otra vez el gremio pirotécnico se llenó de lágrimas, miedo y luto. Este mercado de la pirotecnia, estaba considerado uno de los más seguros de Latinoamérica, pero las medidas preventivas no fueron suficientes y otra vez la gente de Tultepec llega a hospitales, o se preparan para enterrar a sus muertos. Los cuerpo de emergencia de toda la entidad se activaron de inmediato para apoyar a la gente de Tultepec, como en Coacalco, en donde el alcalde Erwin Castelán se solidarizó con sus vecinos y envió apoyo; bomberos, ambulancias de la Cruz Roja y Cuerpos de protección Civil entraban y salían para auxiliar a los heridos, para trasladarlos a los hospitales. Muchas lágrimas, humo y muerte en San Pablito.

David Sánchez Isidoro, diputado federal por el distrito que abarca los municipios de Coacalco y Tultepec, lamentó lo ocurrido en el mercado de San Pablito, y aseguró que en la pirotecnia se trabaja con producto que tienen margen de peligrosidad y a veces hay cosas inesperada a pesar de que se cuente con las medidas de seguridad, alguien que fume, un chispazo. El legislador, quien trabaja para elevar la pirotecnia a patrimonio inmaterial de la humanidad, aseguró que esta actividad es riesgosa, pero es noble y debe protegerse, y ante esta tragedia, está en espera de saber las necesidades de la gente para apoyarlos, en tanto los cuerpos de rescate y médicos concluyen su labor, sin que esto se tome como un tema político, “además de que no queremos estorbar, pero sí ayudar”, dijo.