compartir en:

Después del tiroteo en una escuela de Florida, donde murieron 14 alumnos y 3 maestros, grupos civiles y sobrevivientes del tiroteo han realizado diversas manifestaciones para pedir un mayor control en la venta de armas en todo el país, poniendo de nueva cuenta el tema en la mesa de discusión del gobierno de Estados Unidos, que hasta el momento no ha tomado una postura clara en torno a la exigencia de estos grupos.

Al respecto, y a manera de defensa, en los últimos días ha tomado relevancia la postura de grupos y medios de comunicación de ultraderecha, que afirman que las manifestaciones en contra de la venta de armas son manejadas por grupos como el FBI y el Partido Demócrata, por lo que realizaron diversas publicaciones en sus redes sociales donde desprestigian los intereses de los manifestantes.
 

La Asociación Nacional de Rifle (NRA, por sus siglas en inglés) junto con algunos medios de ultraderecha, han decidido atacar a los estudiantes y a sus reclamos, afirmando sin ninguna evidencia contundente que las demandas responden a intereses políticos que nada tienen que ver con el control de armas.

Desprestigio vía Internet

Uno de los casos más relevantes, es lo que ocurre con el estudiante que sobrevivió al tiroteo, David Hogg, que ha sido portavoz ante los medios en las manifestaciones en contra de la venta de armas, y que también fue blanco de una campaña de desprestigio, donde sitios como Gateway Pundit, aseguran que Hogg es un empleado del FBI y que únicamente está repitiendo un discurso viejo y sin sentido.  Sobre tal afirmación, el joven aseguró ante los medios de comunicación que su único nexo con esa dependencia federal es que su padre es un exagente que trabajó ahí.

Fuente de la imagen: https://pxhere.com/es/photo/754687