compartir en:

La noche de ayer durante el quinto partido de béisbol de la Serie Mundial, el presidente Donald Trump, fue severamente abucheado con gritos de "‘¡Enciérrenlo!", por una gran parte de la aficion.

Trump acudió en compañía de su esposa Melania y otros funcionarios al estadio de los Nacionales de Washington para presenciar el quinto juego de la serie por el campeonato entre el equipo local y los Astros de Houston.

Y todo marchaba en orden hasta que el presidente apareció en las pantallas del estadio.

En un sector de las gradas incluso los aficionados lanzaron gritos de “¡Enciérrenlo, enciérrenlo!”, en referencia a la investigación de juicio político que el Congreso ha abierto en contra del mandatario.

Hay que señalar que hubo un grupo minoritario que trato de apoyar a Trump pero sus gritos de apoyo no eran suficientes para acallar a la multitud.

El mandatario estadunidense, que mantuvo un semblante tranquilo, con saludos de mano y breves sonrisas, abandonó el estadio poco antes de terminar el encuentro.