compartir en:

Por Nadia Venegas

Tener una discapacidad y no poder caminar es todo un problema para transportarse en la Ciudad de México.

Recorrer banquetas, puentes peatonales o usar el transporte público como el Metro resulta complicado, pues no existen adecuaciones para este sector de la población, así se constató en un recorrido por distintos puntos de la capital.

Tal es el caso de Anillo Periférico donde existen puentes peatonales, los cuales complican el traslado y cruce, pues son estrechas e irregulares al igual que algunas banquetas que presentan obstáculos.
 “Hay lugares a los que nada más no podemos ir”, comentó Manuel Fortozo, habitante de la zona centro, quien dejó de caminar tres años atrás por complicaciones de diabetes.

“Las calles de atrás, todas irregulares con los postes, señalamientos o banquetas muy pequeñas, no se puede pasar, a veces ni los que caminan pueden, menos uno”.
Fuera de la Línea 12, el Sistema de Transporte Colectivo no cuenta con elevadores para personas en sillas de ruedas.

“Las líneas que pasan por aquí es la verde (3) y la 1, pero la verdad ni pensarlo”, agregó Fortozo.

“Es casi como irle a pedir al policía que te suba cargando y ponle que te suba, pero cuando te bajes qué haces”.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos emitió una recomendación a la Ciudad de México para hacer adaptaciones tanto en transporte como en calles a fin de que pudieran ser accesibles para personas con discapacidad.