compartir en:

Tras las diversas protestas que se realizaron este fin de semana en su contra, el presidente Andrés Manuel López Obrador, mostró una muestra de respeto por la oposición y reconoció que para lograr la transformación que él busca, habrá que pasar por muchos obstáculos.

“Nos llevó tiempo y, como se comprenderá, no llegamos para ser floreros ni pera estar de adorno; queremos llevar a cabo la transformación del país”, dijo en una rueda de prensa el mandatario.

Te puede interesar: Fox encabeza marcha contra AMLO y diputado lo invita a "que le eche más ganitas"

Obrador mencionó que la gente que salió a las calles a manifestar su sentir está en todo su derecho de expresarse deseó que “ojalá sigan manifestándose con libertad”.

“Nos costó quitar del gobierno a los conservadores. Tardamos 36 años y por poco se destruye por completo nuestro país”, agregó.

El tabasqueño, recordó que cuando la izquierda mexicana estaba en la oposición organizó “cientos y miles de marchas de protesta”.

“Nos costó muchas fatigas, golpes, sufrimiento para llegar. Como nos costó tanto y padecimos de represión, sería una incongruencia de parte nuestra que no se permitiera la libre manifestación de las ideas”, aseveró.

Por eso, el mandatario celebró que “exista esa oposición y se manifieste”, pero reiteró que no alterará su obra de gobierno, que consiste en “una política nueva”.

“Cuando se triunfó se dijo que no iba a ser un cambio de gobierno, sino un cambio de régimen. Íbamos a acabar con la corrupción, los privilegios, los lujos de gobierno e íbamos a respetar a todos, pero íbamos a dar preferencia a los humildes”, concluyó.