compartir en:

Por Óscar Reyes

@18versatil

Para Armando Hernández fue un reto darle vida a Julio César Chávez, considerado como el mejor boxeador mexicano de la historia; sin embargo, el actor afirmó que aprendió del personaje dentro y fuera del ring.

A través de la serie “El César”, Hernández se dio cuenta que no es nada fácil la vida de un pugilista, por lo que tuvo que aprender diversas técnicas boxísticas para ponerse los guantes y enfrentar las alegrías y miedos de La leyenda.

En entrevista con Diario de México Edición USA, Hernández afirmó:

“Conocemos lo que hizo boxísticamente en su carrera; vemos en la serie a un Julio que siempre salía empoderado y adelante. Hay un término que se llama ‘boxeador fajador’ y son las personas que siempre van al frente sin importar las circunstancias y Julio lo aplicó en la vida una vez que superó la etapa de sus adicciones”.

Aprende del papel

A pesar del miedo y de los obstáculos, Hernández dio a conocer que gracias a su papel como Julio César Chávez aprendió a “caer y levantarse”; por lo que a través de 26 capítulo por Univision el público podrá conocer la vida del sinaloense, desde que comienza a entrenar, su relación con la política y su amistad con los narcotraficantes Arellano Félix.

En cuanto a la preparación física, el actor entrenó con Ramón Euroza, excampeón continental del CMB, con quien llegó a practicar cuatro horas diarias para desarrollar el físico de un boxeador; también detalló pasó de tres comidas a ocho alimentos diarios.

“Pasé de tres alimentos a ocho y antes de interpretar al personaje mi actividad era nula, por lo que comencé a realizar de 15 minutos a cuatro horas de entrenamiento”, enfatizó el histrión.