compartir en:

Muchas veces tenemos problemas con los servicios de entrega a domicilio, pero cuando se trata de comida la cosa se pone un poco más delicada.

Resulta que un repartidor de comidad originario de Tennessee fue llevado a presión por haber adulterado la comida de un cliente.

Se trata de Howard Matthew Webb, de 31 años que se grabó mientras sumergía sus testículos en una salsa de un platillo que fue ordenado por Internet a un restaurante mexicano.

El repartidor que trabajaba para el servicio de Dinner Delivereded, confesó que se encontraba enojado con el cliente por no darle su propina adecuada.

“Esto es lo que recibes por una propina de 89¢ después de conducir por 30 minutos“, escribió cuando compartió el vídeo.

Luego de esto, las imágenes se viralizaron en redes sociales y fue identificado el repartido que fue separado de sus funciones y detenido por las autoridades. Se espera que el 12 de marzo tenga su primera audiencia.