compartir en:

Por Nadia Venegas

Los delitos de robo sin violencia en el interior del Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro aumentaron en 2016, reconoció el director Jorge Gaviño Ambriz.

Al encabezar un evento de destrucción de bocinas, películas y discos piratas, Gaviño Ambriz destacó que los robos de carteras, bolsas y celulares sin violencia se elevaron, ya que en el año pasado se recibieron 738 denuncias.

“Si bien es cierto, ha habido un incremento en lo que respecta a robos, no son delitos que pueden ser catalogados como crimen, estamos hablando más bien de objetos como carteras y celulares”, explicó.

El STC tiene en sus instalaciones cinco mil policías; uno por cada mil usuarios, según cifras oficiales. No obstante, se dividen en tres horarios; mil 600 uniformados por turnos.

“No son suficientes”, reconoció Gaviño, “lamentablemente necesitamos más vigilancia”.

Los números del Metro sólo se dan con denuncias oficiales, por lo cual podría existir una cantidad negra mayor.

El funcionario detalló que los robos con violencia se han reducido en comparación con 2015, pero sólo fue de 7 por ciento.

“El Metro es de los espacios más seguros en la Ciudad de México”, aseveró, “tenemos una gran cantidad de personas en las horas pico; movilizamos a cinco millones y medio de usuarios, y tenemos muy bajos índices de criminalidad; sin embargo, nuestro objetivo es seguir bajando los índices delictivos con violencia y seguir trabajando para desmantelar las bandas de carteristas y de robo de objetos”.

En el evento, se informó que se tiene un descontrol de vendedores vagoneros en el interior del Metro, el cual concluyó con 56 mil remisiones por ejercer el comercio informal, captura y puesta a disposición de 17 bocineros, de los que 15 fueron sujetos a proceso y otros dos a auto de libertad.

Se destruyeron 162 bocinas y otros productos apócrifos que fueron abandonados en diferentes estaciones, ya que una vez sorprendidos los ambulantes optaban por dejarlos a fin de no ser procesados por faltas administrativas.