compartir en:

Con un avance de obra de más del 50 por ciento, se llevan a cabo en tiempo y forma los trabajos del desnivel Mixcoac-Insurgentes, obra que se preve entregar a mediados de 2017 y que forma parte del proyecto del Circuito Interior sin semáforos.

De acuerdo con el secretario de Obras y Servicios del gobierno capitalino, Edgar Tungüí Rodríguez, con esta obra se concluirán 34 kilómetros sin cruces semaforizados del Circuito Interior, que tiene un total de 42 kilómetros, por lo que sólo quedarán pendientes por concluir los de las avenidas Revolución y Patriotismo.

En entrevista, resaltó la importancia del desnivel de Mixcoac, que contará con el primer túnel de dos pisos que tendrá la ciudad, ya que soluciona uno de los puntos más congestionados por el tráfico, al lograr una reducción en tiempo de 40 a cinco minutos en el trayecto de Insurgentes a la Calle de Moras.

Añadió que también se tendrían tiempos en el traslado de Mixcoac a Universidad de cinco minutos, a calzada de Tlalpan de 10 minutos y al Aeropuerto de 20 minutos, con un ahorro de 32 mil horas hombre al año, así como una reducción de contaminantes del 50 por ciento.

Tungüí Rodríguez señaló que el desnivel, que cuenta con más del 50 por ciento de avance en su ejecución, actualmente se encuentra en el centro de la obra a nivel subterráneo.

Explicó que con trabajos nocturnos de colocación de pilas y tabletas de concreto prefabricadas -para evitar problemas de vialidad y molestia a los habitantes de la zona- la obra actualmente se realiza en los túneles de conexión de Mixcoac, Insurgentes y Eje 8 Sur.

Detalló que el primer túnel del desnivel, que irá de Oriente a Poniente, tendrá una rampa de salida hacia Barranca del Muerto y una incorporación al desnivel en Insurgentes Sur para salir sobre Río Mixcoac en dirección hacia Patriotismo.

Mientras que el túnel del nivel inferior, que irá de Poniente a Oriente, tendrá una desincorporación hacia el Eje 8 Sur, detalló el funcionario del gobierno de la Ciudad de México.

Asimismo, resaltó que el avance de la obra ha permitido la liberación de espacios viales que agilizan los tiempos de traslado de los automovilistas que transitan por la zona, como Avenida Barranca del Muerto con dirección al Circuito Interior y la lateral de Insurgentes a Eje 8 Sur, con dirección Universidad.

Tras reiterar que esta obra es segura y no enfrentará problemas de inundaciones, por la profundidad de las excavaciones que en algunas partes llega a 40 metros, indicó que se cuenta con un cárcamo de bombeo mayor a los 500 metros cúbicos, que dará beneficio local y regional, además de que el colector de aguas residuales no se movió.

“El colector queda, no se tocó, tiene su propio drenaje y el cárcamo y sistema de bombeo para al menos 37 metros de profundidad, para captar el agua”, aseguró, al comentar que el 90 por ciento del túnel será techado y está calculado para dar soporte y no tener problemas de inundaciones.

Comentó que el desnivel de Mixocac-Insurgente que tendrá un kilómetro y medio, es la sexta adecuación vial de las obras que se han hecho como parte del Programa Integral de Rehabilitación y Mantenimiento del Circuito Interior, para evitar los cruces semaforizados y convertirla en una vía rápida de acceso controlado.

Este programa, que beneficiará a por lo menos 80 mil personas que circulan diario por el Circuito Interior, tiene una inversión de seis mil 500 millones de pesos, bajo el esquema de Pago de Prestación por Servicios (PPS).

Tungüí Rodríguez también resaltó la importancia que en términos de vialidad tendrá esta obra, al “destrabar uno de los principales cuellos de botella que tenemos en la ciudad y en términos de ingeniería, porque es el primer túnel de dos pisos que se hace en la ciudad”.

Lo cual, sostuvo que “volvemos a demostrar que la ingeniería mexicana está a la altura de las mejores del mundo; el diseño como la construcción está hecha por empresa mexicanas, eso me parece que es un mensaje muy importante de que en la ciudad de México podemos hacer obras de esta magnitud”.

Recordó que la obra inició en agosto de 2015, después de 18 modificaciones que se hicieron al proyecto, tras el reclamo social y vecinal contra la obra, principalmente por la construcción del parque lineal, con la que se pretendía la tala de 855 árboles y que se redujo a un 30 por ciento.

El funcionario capitalino añadió que también se modificó el trazo del proyecto original, para aumentar la superficie del Parque Lineal, con el propósito de que los capitalinos, una vez que opere el distribuidor, disfruten del área verde de la superficie que quedará a lo largo de Río Mixcoac.

Comentó que “el Circuito Interior empezó en los años 70, se fue construyendo por etapas; en la administración anterior se retoma la obra del Circuito, se hacen cinco obras importantes, sin embargo, la más importante y a la que nadie se había animado a entrarle, era esta que realizamos”.

“Me parece que en un acto de mucha responsabilidad, el doctor Miguel Angel Mancera decide iniciar esta obra, sin la cual, el Circuito no hubiera podido tener la operatividad que esperamos que tenga”, afirmó.