compartir en:

Recientemente se dio a conocer el caso de un niño sicario colombiano, quien aparece en una grabación disparando en contra de tres personas.

De acuerdo con medios colombianos, el menor de edad intercambia unas palabras con unos hombres para luego tomar un arma de fuego y disparar a quemarropa.

Los hechos tuvieron lugar el pasado 27 de marzo en Medellín, Colombia.

Luego de cometer los asesinatos, el niño intenta escapar pero es acorralado por las personas que fueron testigos del tiroteo.

En consecuencia, no lo dejaron ir y empezaron a encender los ánimos de los vecinos para lincharlo, por lo que la policía local intervino para evitar que los testigos tomaran justicia por su propia mano.

Crimen impune

Al tener 13 años, el menor se salva de la justicia, pues en Colombia los menores no pueden ser juzgados. Pero había engañado a la policía con documentos falsos, por lo que su crimen quedaría impune, hasta que se descubrió que su verdadera edad era de 14.

Al tener esta edad, el destino del niño sicario es quedar a disposición de autoridades en un Centro de Servicios para ser juzgado y aplicar la ley de Infancia y Adolescencia con la que el menor tendría sanciones pedagógicas y de restauración. Pero de ser hallado culpable podría pasar 8 años tras las rejas.

Los narcotraficantes colombianos han optado por reclutar a menores de edad para cometer asesinatos, así evaden la justicia y ganan más integrantes fieles al narco.