compartir en:

Por: Patricia Guillén

La reciente promulgada Carta Magna de la Ciudad de México fue “hecha a modo” y al pueblo solamente le dieron “atole con el dedo”; ¡Llamamos al pueblo porque puede verse en riesgo su dominio! Reclamó la Nueva Constituyente Ciudadana y Popular; la organización señaló que buscarán contrarrestar la nueva Constitución que quedó a designios de los más ricos y poderosos, empresarios y gobierno.

Tras el festejo de los 100 años de la promulgación de la Constitución de 1917 y de la nueva Carta Magna de la Ciudad de México,  la Nueva Constituyente Ciudadana y Popular indicó que ya se encuentran articulados con más de dos mil vecinos de diferentes delegaciones de la capital, entre ellas, Tlalpan, Xochimilco, Magdalena Contreras y Tláhuac, pero seguirán constituyéndose.

Carolina Avilés, integrante de dicha organización, acusó que quienes han gobernado lo han hecho a espaldas de los ciudadanos y en contra del pueblo.

“Ocurrió una ocupación cómplice en la que las clases dominantes cedieron la metrópolis casi por completo todos los bienes que permiten el sostenimiento de México. Han saqueado más en estos 40 años que en todo el tiempo de la colonia, la independencia y la postrevolución. Destruyeron el medio ambiente de forma irreparable, abandonaron el campo original para reemplazarlo con un campo agroexportador, aumentó el desempleo, la emigración, la pobreza, la desigualdad, y han gobernado a través de una represión implacable de la protesta social”, aseveró Carolina Avilés.

Frente a cerca de 300 personas asistentes de diferentes estados del país, Juana Vera, integrante de la Constituyente comité Ciudad de México, expresó que el principal peligro se hará con los cambios que se avecinan.

“Es un llamado a la gente para que se unan a este movimiento, queremos una constitución de la ciudad de México; buscaremos fundar una constitución real porque esta es una constitución a modo de la alta burguesía. Ahora se ha convertido en una rebelión, y queremos unirnos con el pueblo, para empoderarnos como pueblo y hacerlo valer”, dijo Juana Vera.

“Sabemos que no podemos caer en sus trampas y que tenemos que ir en contra y más allá de las formas en que los políticos y empresarios plantean, con nuevos discursos; no podemos confiaren que los tiempos por sí solos hagan viable nuestro proyecto, por eso la idea es construir una nueva Constitución pero desde la gente, por eso es necesario una fuerza social muy grande para que esta se realice”, añadió Carolina Avilés.

El comité, indicó que en a partir de marzo iniciarán con varias actividades, entre ellas, la presentación de una resistencia en contra de los servicios públicos hasta que los residentes paguen cuotas justas, tanto del agua, luz, predial, transporte, salud, y mayor seguridad.