compartir en:

Las autoridades informaron que un conductor ebrio provocó destrozos en la salida de Holland Tunnel hacia Nueva Jersey, tras quedarse dormido al volante.

La siesta de Robert D. Tume-Ponce causó un caos el sábado alrededor de las 2:00 horas en las calles Grove y 14 en Jersey City.

Al investigar las causas del accidente, la policía descubrió que el hombre se encontraba dormido y con una botella de vino abierta en el piso del lado del copiloto.

Tume-Ponce falló la prueba del alcoholímetro, la cual resultó con un nivel que superó el límite legal.

Fue acusado por conducir en estado de ebriedad, retrasar el tráfico y provocar el riesgo de un accidente.