compartir en:

A través del semanario Desde la fe, la Iglesia católica calificó la actuación de las autoridades mexicanas ante las políticas migratorias del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, como "tibia" y “sumisa”, y manifestó que esta relación es un reflejo de miedo y sumisión.

Detalló además que los migrantes se encuentran en un estado vulnerable y no tienen quién los defienda, pues el Gobierno mexicano sigue tratando de explicar el gasolinazo mientras todo el país se encuentra sumido en la violencia, la inestabilidad económica y la corrupción.

La Arqudiócesis Primada de México manifestó que no están viendo firmeza en la defensa de la soberanía mexicana ni estrategias que ayuden a los connacionales radicados en el país del norte y proclamaron su preocupación por la violación de los derechos humanos

No son prioridad los problemas ambientales

La organización ambientalista Greenpeace consideró que los temas ambientales benefician a todo el planeta y no únicamente a Estados Unidos y México. Por ello se deben brindar  todos los esfuerzos en materia para que éste país se convierta en “la voz de la consciencia climática” y obtenga el apoyo de otras naciones para mitigar el problema del cambio climático.

Durante la visita del secretario de Estado, Rex Tillerson, y de Seguridad Interior, John Kelly a nuestro país, Enrique Peña Nieto “perdió la oportunidad” de poner el tema sobre la mesa, y en ningún momento se habló sobre el cuidado de la Tierra ni de las alertas emitidas sobre los efectos que tendrá en el medio ambiente la construcción del muro en la frontera entre ambos países.

Antes de ser Secretario de Relaciones Exteriores, Rex Tillerson dirigió durante varios años la petrolera ExxonMobil y ahora está dando de qué hablar por estimular la negación del cambio climático y apoyar la producción de los combustibles fósiles, al igual que el mandatario Donald Trump.