compartir en:

La pandemia ha provocado que miles de personas pierdan sus empleos o no puedan salir de casa para trabajar y llevar el sustento.

Pero ante esta dura situación son pocos los países que están actuando en beneficio de los que menos tienen, tal es el caso de Canadá, cuyo gobierno anunció que implementará medidas fiscales para paliar los efectos económicos de la crisis sanitaria.

El Ministro de Finanzas, Bill Morneau, dio a conocer un nuevo programa de respuesta de emergencia de Canadá, el cual proporcionará $500 dólares por semana (en 16 semanas) a todos los canadienses que pierdas ingresos.

Dicho programa cubre a quienes hayan perdido su trabajo, así como a los enfermos o quienes hayan cuidado a personas con COVID-19.

También se incluirá a los padres trabajadores que no tuvieran que tengan que estar en casa sin pagar para que alguien cuide a los niños ya sea porque estén enfermos o porque las escuelas están cerradas.

“Adicionalmente, trabajadores que aún están empleados pero que no están recibiendo entradas de dinero por que sus trabajos se detuvieron a causa de la situación con el COVID-19, calificarán para el apoyo.

Esto debería ayudar a los empresarios a mantener los empleos mientras sobrellevan los difíciles tiempos con la seguridad de que tendrán la habilidad de retomar rápidamente sus actividades tan pronto como sea posible”, establece el documento oficial del gobierno canadiense.

“Los canadienses comenzarían a recibir sus pagos CERB dentro de los 10 días de la solicitud. El CERB se pagaría cada cuatro semanas y estará disponible desde el 15 de marzo de 2020 hasta el 3 de octubre de 2020”, concluye el comunicado.

Canadá cuenta hasta el momento con dos mil 792 casos de contagio según el mapa realizado por la Universidad Johns Hopkins y 27 muertos.