compartir en:

Luego de que el pasado mes de abril se diera a conocer el asesinato “involuntario” de un menor de edad a cargo de su niñera, hoy se declaró como homicidio.

En sus declaraciones la culpable dio a conocer que en algún momento se "frustró" porque el niño quería dormir y la mamá le había dado instrucciones de que no lo dejara dormir. Que por ello lo sacudió y luego el niño se habría caído y golpeado.

Lorena Iraheta, de 24 años, estaba al cuidaba del niño Jason Alvarado, mientras sus padres trabajaban, según los investigadores, el niño habría muerto por lesiones en el cerebro producidas por sacudimiento extremo de su cuerpo y cabeza.

Ante lo ocurrido, el menor fue trasladado al hospital donde fue operado del cerebro, pero murió varios días después.