compartir en:

Por Patricia Guillén

Con una inversión de 500 millones de pesos, el Gobierno de la Ciudad de México anunció la rehabilitación de nueve espacios de la delegación Cuauhtémoc y Benito Juárez; de éstos, alrededor de 150 millones de pesos fueron donaciones de inmobiliarias que serán ejecutadas como medidas de mitigación.

Dichos proyectos, que algunos ya comenzaron el año pasado y otros en enero y febrero de 2017, son el Monumento a la Madre, la iluminación del tramo de Periférico Sur a Viaducto Tlalpan, Glorieta de Insurgentes, el Corredor de Orizaba, las banquetas en Río de Janeiro y Zona Rosa, la calle Parras y Avenida México.

Además de la Glorieta de Chilpancingo, las banquetas de Tehuantepec a Río Mixcoac, el cruce de Vito Alessio y el Parque de La Bombilla, mismos que estarán terminados este año.

De acuerdo con el secretario de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi), Felipe de Jesús Gutiérrez, tras la rehabilitación de estas zonas es evidente que cuando hay una mejoría en los entornos elevan los precios de venta de los inmuebles, pero en esta ocasión no habrá ninguna incidencia directa.

“No hay ningún mecanismo que en este momento determine que por estas obras de mejoramiento se les va a aumentar el predial y no es la intención”, indicó Gutiérrez.

Durante la presentación, la secretaria de Gobierno, Patricia Mercado, dijo que las obras e intervenciones que se llevarán a cabo forman parte de los derechos ya garantizados en la Constitución.

Dentro de las obras, también anunciaron la intervención de cuatro cruceros considerados como difíciles de transitar, como Insurgentes, Liverpool, Chapultepec, Orizaba, Puebla y Monterrey.

Los proyectos estarán bajo coordinación de la Autoridad del Espacio Público (AEP), Seduvi y la Agencia de Gestión Urbana.