compartir en:

Por Patricia Guillén

Este fin de semana fueron retirados 22 menores que ejercían la prostitución en la Plaza de la Ciudadela, de acuerdo con el informe de la Reunión de Gabinete de Seguridad en la delegación Cuauhtémoc; dicha zona nuevamente será intervenida por las autoridades debido a que personas en situación de calle y ambulantes buscan regresar.

El jefe delegacional Ricardo Monreal Ávila indicó que los jóvenes que se prostituían tienen 14, 15 y 16 y 17 años.

“Lo que más nos preocupa es que sean menores, en dónde están sus familias. Cada vez es más frecuente ver delincuentes de esas edades, es la descomposición social. Esto no está permitido, vamos a tener que entrar”, advirtió Monreal Ávila.

Según el reporte, también fueron remitidas 150 personas por ingerir bebidas embriagantes.

El delegado aseguró que los hombres jóvenes que ejercen el servicio sexual en La Ciudadela “llevan años operando, décadas de tolerancia; obviamente, hemos tratado de recuperar estos espacios para los ciudadanos”.

También la calle Artículo 123, explicaron durante encuentro de seguridad, será intervenida por el intento de indigentes de querer regresar e intentar una nueva invasión.

Ambos lugares fueron recuperados recientemente, luego de quejas vecinales.

Durante la reunión acordaron tomar acciones inmediatas para clausurar los establecimientos mercantiles que violen la ley, puesto que no hay ninguna autorización para funcionar las 24 horas.

Dichos negocios serán revisados, a través del Sistema del Comercio en la Vía Pública, para descartar que no haya falsificaciones, pues existentes denuncias.

A finales del año pasado, la Secretaría de Seguridad Pública y autoridades de la demarcación desalojaron diversos campamentos de informales y personas en situación de calle.

Durante un recorrido, Diario de México se percató que la Plaza de la Ciudadela lucía vacía; sin embargo, hay adolescentes de la Escuela Secundaria Técnica número 6, Sor Juana Inés de La Cruz, ubicada a un costado del sitio, que tomaban bebidas embriagantes, luego se rociaban un perfume.

Asimismo, había dos sujetos ajenos a la institución, que de manera sospechosa, daban cigarros a los estudiantes de dicho centro escolar.