compartir en:

Autoridades de Georgia dieron a conocer que realizaron la detención de un mexicano que fue sorprendido manejando borracho, por lo que ahora corre el riesgo de ser deportado.

De acuerdo con el expediente judicial, Moisés Mora Cazares, de 54 años iba conduciendo de manera irresponsable saliéndose en constantes ocasiones de la carretera por lo que fue detenido por un oficial de la ciudad.

El uniformado le pidió su licencia de conducir, pero como Mora no tenía, le entregó un documento de identificación de su país.

Cuando el agente le solicitó que se bajara del vehículo, el conductor no obedeció presuntamente por que no entendía inglés.

De repente, el vehículo comenzó a retroceder e iba a impactarse con la patrulla, por lo que el agente se vio en la necesidad de abrirle la puerta y colocar el freno de mano.

Al ser entrevistado, el detenido negó haber consumido bebidas alcohólicas.

- "Cuándo fue la última vez que tomaste cervezas y cuántas”, le preguntó el uniformado.

- “Fue hace tres meses. Ya no tomo porque soy cristiano y voy a una iglesia acá cerca”, respondió Mora.

- “Si de verdad eres religioso no me estés mintiendo porque voy a descubrir la verdad”, le dijo el agente al hispano.

Dicho lo cual el mexicano aceptó haber tomado media botella de licor y tras ser sometido por las pruebas de rigor fue detenido.

Mora fue acusado de manejar sin licencia y en estado de ebriedad, dos delitos menores.

Sin embargo, cuando fue recluido en la prisión del condado de Gwinnett, los carceleros revisaron su estatus legal y tras descubrir que era indocumentado, lo entregaron al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) por lo que ahora enfrenta un proceso de deportación.