compartir en:

Tuvieron que pasar cerca de siete meses para que se divulgara el ataque que sufrió un joven latino por parte de las autoridades de Florida.

El pasado 3 de marzo la víctima fue empujada de un techo y luego sometido con pistolas taser tras ser acusado de robar el auto de su exnovia en Kissimmee.

De acuerdo con medios, la pareja sostuvo una discusión, después el joven hurtó el vehículo, sin embargo, al ver que era perseguido por la policía optó por trepar a un tejado.

Una vez en las alturas un oficial lo siguió mientras otros dos esperaban abajo con pistolas eléctricas paralizantes para entrar en acción.

¡Empújalo! ¡Sólo empújalo!”, le gritó el sargento Anthony Amada al oficial Plenio Massiah.

“Te vamos a disparar con taser y te vas a caer, así que será mejor que saltes”, le insistieron al latino.

Tras estas palabras Massiah, obedeció las órdenes, colocó una mano en la parte superior de la espalda del joven y después le dio un empujón.

La víctima identificada Yadiel Torres, de 18 años, sufrió varias descargas por parte de Amada al caer al piso.

Aunque Torres no sufrió heridas graves, “podría haber acabado con una lesión importante”, admitió el Departamento de Policía en una investigación interna divulgada este miércoles por medios locales.

Pese a lo ocurrido los dos oficiales involucrados, han tenido consecuencias mínimas.

  • Amada, cuyo despido fue recomendado por los investigadores, ya había entregado su solicitud de renuncia en junio, según informa el diario Orlando Sentinel. Recientemente había sido suspendido por actuar manera descuidada durante una persecución policial.
  • Asimismo, Massiah, ha sido suspendido durante ocho horas, y cumplirá su castigo renunciando a un día de vacaciones.