compartir en:

El gobierno del expresidente Enrique Peña Nieto no escatimó en gastos y durante el sexenio la deuda creció 46%, de acuerdo con el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).

De acuerdo con el estudio que se presentó  la Cuenta Pública del gobierno federal de 2013-2018, al inicio del sexenio pasado cada mexicano debía 37,837 pesos, y seis años después el monto subió a 66,000 por persona.

En seis años el gobierno de Peña gastó en total un billón 823,000 mdp adicionales a lo originalmente previsto en su administración, es decir, una variación del 9%.

Esto en gran medida porque el mexiquense no se midió para gastos de publicidad y gastó  20.7 billones de pesos cuando en realidad erogó 22.5 billones de pesos, añadió el Instituto, al referir también que entre 2012 y 2018, el Producto Interno Bruto (PIB) creció 15.3%.

“No existió un contrapeso efectivo al Poder Ejecutivo que revisara las variaciones al presupuesto y las ampliaciones al gasto”.

El IMCO afirmó que la administración pasada no cumplió con su presupuesto, ya que subestimó sus ingresos y gastó más de lo presupuestado.

Resaltó que subestimó sus ingresos de manera sistemática en los seis años, pues en el periodo 2013-2018, la administración tuvo un total de ingresos excedentes de dos billones 338,000 pesos, en promedio, el sexenio mostró una variación en ingresos de 11% entre lo estimado y lo recaudado.

 

No