compartir en:

 A pesar de la gravedad del menor, el hospital tardó en brindarle la atención necesaria.

En redes sociales comenzó a hacerse viral el caso de un menor de dos años, cuyo padre le propinó una golpiza que provocó que se le saliera un ojo.

El pequeño Mario fue trasladado en los brazos de su madre al Instituto Mexicano del Seguro Social en Tlaxiaco, pues el ojo del menor estaba saliendo de la cuenca.

No hay atención médica

A Mario se le negó la atención en el hospital, pues no contaban con los médicos en fin de semana, tampoco pudo ser aceptado en el Hospital Civil ni el Hospital de la Niñez, debido a la falta de especialistas en la región.

Por tal motivo, la madre pidió al Gobernador del estado, Alejandro Murat y al secretario de salud, Donato Casas, su intervención para salvar al menor.

Más tarde, el menor fue aceptado en una Unidad Médica Rural que contaba con los médicos necesarios.