compartir en:

Una vez más los obscuros secretos del mandatario Donald Trump, dan que hablar y es que esta vez una exasistente de la campaña presidencial decidió alzar la voz y acusarlo de besarla sin su consentimiento.

De acuerdo con una publicación del Washington Post, el pasado mes de agosto de 2016 antes de llevarse a cabo un mitin en Florida se realizó una reunión de simpatizantes y al salir de un vehículo recreativo Trump tomó la mano de Alva Johnson se inclinó sobre ella para besarla a la fuerza.

Johnson, declaró que en ese momento giró inmediatamente la cabeza provocando que el terminara cerca de la comisura de los labios.

Aunque Alva informó que este suceso se lo contó a su novio, a su madre y a su padrastro, la Casa Blanca señaló que son absurdas las acusaciones hacia el magnate y que hay dos testigos (una oficial de campaña y Pam Bondi, entonces fiscal general de Florida) quienes afirman que ese intento de beso no existió.

“Esto nunca sucedió y se contradice directamente con múltiples declaraciones de testigos oculares altamente creíbles”, afirmó en un comunicado al Post, Sarah Sanders, vocera de la Casa Blanca.

Cabe mencionar que en 2017 la exasistente habló muy bien del presidente y dijo que esperaba que fuera llamada a colaborar en la Embajada de Estados Unidos en Portugal, algo que no ocurrió.