compartir en:

Desde que varios centroamericanos comenzaron su camino por distintos países para llegar a Estados Unido, fueron varios los mexicanos que se mostraron solidarios y les brindaron un plato de comida o agua, sin embargo, hubo quienes reprocharon su travesía.

Debido a la mala higiene, conducta y reputación que se ganaron los centroamericanos, pobladores decidieron expulsarlos de las colonias a las que llegaban, a causa de estas acciones algunos hondureños decidieron tomar venganza.

Recientemente comenzó a circular en redes sociales el ataque de una familia hondureña hacía unos comerciantes mexicanos de Tuxtla Gutiérrez.

De acuerdo con medios locales, los agresores decidieron golpear a los vendedores de naranjas porque los habían expulsado de la colonia Rincón del Tigre, por presuntamente provocar problemas en el barrio.

En la grabación se ve como los atacantes (dos niñas, un adolescente y una mujer) encaran a la familia y comienzan a golpear al hombre, quien aparentemente es el jefe de la familia, debido a los golpes se desbalancea y cae al suelo, y es ahí cuando el agresor le lanza patadas en el rostro.

Ante los ataques, la hija de los comerciantes quien es una bebé comienza a llorar por ver como golpean a su padre y como una de las menores hondureñas le jala el cabello a su madre.

"Ayer me corrieron de mi casa, esta señora recolectó firmas para que me corrieran de mi casa allá en la colonia Rincón del Tigre", se escucha decir a la agresora, “La gente sabe aquí lo que somos", dice la mujer centroamericana y después huye del lugar con su familia.

Hasta el momento se desconoce la identidad de lo afectados, así como su estado de salud, de igual modo, no se sabe si levantaron una demanda contra loa atacantes.

No