compartir en:

Durante su primer informe del Estado, el gobernador de Florida, Ron DeSantis, afirmó que durante su mandato no permitirá leyes y jurisdicciones que protejan a los indocumentados.

"Florida no será un estado ‘santuario‘, no permitiremos que alguien que esté aquí ilegalmente cometa una conducta delictiva criminal y simplemente sea devuelto a nuestras comunidades”, manifestó DeSantis.

El republicano que es un fiel aliado del presidente Donald Trump, dio un discurso muy apegado a las ideologías del magnate e hizo hincapié en lo peligroso que le resulta lidiar con delincuentes indocumentados

"Aquí con nosotros  hay dos padres de un ángel, Bobby y Kiyan Michael, de Jacksonville. Su hijo Brandon fue asesinado por un extranjero que estaba ilegalmente en nuestro país y que fue deportado en dos ocasiones anteriores”, dijo el gobernador.

 

DeSantis agregó que mientras él esté en el cargo no admitirá jurisdicciones que protejan a los delincuentes, en referencia a los estados y ciudades santuario que no permiten la colaboración con autoridades federales en materia migratoria.

El gobernador también tocó el tema de Venezuela y reafirmó su apoyo hacia el presidente interino Juan Guaidó, y externó su apoyo a la comunidad venezolana que busca libertad y un futuro mejor.