compartir en:

Debido al alto índice de inmigrantes que tratan de cruzar la frontera, el gobernador de Texas, Greg Abbott, dio a conocer que se envió mil tropas de la Guardia Nacional a la zona adyacente con México.

De acuerdo con el aviso dado este 21 de junio, la llegada de estas tropas servirá para ayudar a los agentes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés).

Mediante una rueda de prensa el gobernador dijo que entre los inmigrantes existen criminales y que Texas hará lo posible para proteger su frontera ante “el aumento de criminales que entran al país ilegalmente”, y mientras el Congreso no actúe, la entidad se defenderá por sí sola.

Según Abbott los nuevos centros de detención en el Valle del Río Grande y El Paso, así como en puertos de entrada, serán vigilados por estos efectivos.

Hasta el momento suman dos mil elementos de la Guardia Nacional en la frontera de Texas con México.

Ante esta dispersión, legisladores demócratas de Texas expresaron no estar de acuerdo con la decisión y señalaron que el despliegue es imprudente e innecesario, ya que no detendrá la crisis humanitaria y dañará las relaciones con México y Centroamérica.

No