compartir en:

A casi dos meses de que el presidente Donald Trump, anunciara levantar los aranceles al acero y al aluminio de México y Canadá, durante la ratificación del T-MEC, (nuevo acuerdo de libre comercio de América del Norte), este lunes, se reveló que ya se terminó tal “tregua” con el país azteca.

De acuerdo con el Departamento de Comercio, este 8 de julio informó sobre la imposición de derechos compensatorios a las importaciones de algunos productos de acero de México, ya que, según Estados Unidos dice que el país subsidió injustamente a su industria local.

En su argumento, detallaron que el acero importado utilizado en la construcción se beneficiaba de subsidios en México y Canadá, sin embargo,los subsidios en este último país eran insignificantes, por lo que no se impusieron derechos de represalia.

De igual modo, declararon que, en una investigación preliminar, China estaba subsidiando a su industria local, por lo que también le aplicará derechos aduaneros compensatorios.

Asimismo, Estados Unidos determinó cobrar impuestos adicionales sobre las importaciones de China y México, a causa de que representan ventas de 897,5 millones de dólares para China, y de 622,4 millones para México.

Este cobro se da en respuesta a una demanda presentada en febrero por los productores de acero de Estados Unidos y tras analizar los resultados que arrojaran que los exportadores de acero estructural recibieron subsidios del 30,30% al 177,43% en China, y de hasta el 74% en México.