compartir en:

Luego de que el Comité contra la Discriminación Racial de la ONU, sugiriera retirara la Guardia Nacional de las tareas de control migratorio, el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, reiteró que los elementos seguirán en lo dicho.

De acuerdo con el canciller las funciones de la Guardia Nacional están establecidas en la Constitución y está realizando sus tareas con eficacia y sin violar derechos humanos.

“La Constitución mexicana es la que nos rige” y no hay motivo para el retiro de esa labor, dijo sobre dicha solicitud.

Asimismo, dijo que, por lo contrario, “más bien debemos felicitarnos que lo esté haciendo tan bien y lo esté haciendo sin ninguna de las cosas que muchas organizaciones anticipaban que iban a ocurrir. Eso no ocurrió”.

Pidió ser objetivos y reconocer que “la Guardia Nacional ha actuado con suma responsabilidad y eficacia, y lo único que está haciendo la Guardia Nacional es que se cumpla la ley mexicana. Y en ello no han violado los derechos humanos de personas”.

El Instituto Nacional de Migración cumple funciones regulatorias, recordó, mientras que la Guardia Nacional se ha desempeñado de manera respetuosa, y destacó que incluso habló con el presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos para conocer si había alguna queja en contra de este agrupamiento.

Precisó que sólo se han señalado los casos en que los elementos de la Guardia Nacional se acercaron a casas de migrantes y han ingresado a la Estación Migratoria Siglo XXI, en Tapachula, pero que no hay referencia de que se hayan violado derechos humanos.

Destacó que trabaja con la Oficina de la Alta Comisionada de los Derechos Humanos de la ONU para que la formación de la Guardia Nacional tenga los mismos estándares que las Fuerzas de Paz de la ONU.