compartir en:

Autoridades neoyorquinas pusieron bajo custodia a Anthony Ojeda, un hombre de 38 años, luego de ser acusado de homicidio involuntario por la muerte de su hijo de 6 semanas de nacido, quien perdió la vida en un hospital de Albany.

Antes de la muerte del niño, Anthony había hablado con la policía, declarando que el menor había nacido prematuramente y tenía problemas de salud, pero después reconoció que el menor pudo haber sido expuesto a una bolsa de metanfetamina que se encontraba en el apartamento.

La policía halló que el padre no buscó ayuda médica para su hijo, pues prefirió evitarse los problemas legales, siendo indiferente a los síntomas que presentaba el bebé.

Además de esto, Anthony también posee un cargo por agresión, luego de encontrarse que el niño estaba sanando sus costillas, las cuales estaban fracturadas.