compartir en:

El pasado martes el Aeropuerto Internacional John F. Kennedy vivió una tragedia cuando un guardia de seguridad murió aplastado por un ascensor de carga.

El hombre fue identificado como Dillon Jove, de 40 años que trabajaba para la aerolínea alemana Lufthansa, sufrió el accidente alrededor de las 15:30 horas.

La víctima fue llevada al hospital cercano de Jamaica en donde sufrió de un paro cardíaco.

Ante tal situación la Autoridad Portuaria de Nueva York y Nueva Jersey (PANYNJ) emitió un comunicado en donde expresó sus condolencias hacia la familia del difunto.

"Todas las muertes en el lugar de trabajo son tragedias y, por supuesto, la agencia ayudará a todas las partes de cualquier manera posible durante la investigación de este triste evento (…) El Departamento de Trabajo, la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional de Estados Unidos y el Departamento de Policía de la Autoridad Portuaria están investigando este accidente".