compartir en:

Ahora que varios neoyorquinos han cumplido en quedarse en casa, la ciudad se ha mostrado completamente tranquila, sin embargo, esta ausencia de movilidad ha provocado que desamparados se “adueñen” del transporte público.

A través de redes sociales, las pocas personas que salen a trabajar han denunciado que ahora que el metro luce algo ausente, varios homeless han utilizado el metro como hotel.

Desde las primeras horas del día dentro de los andenes se nota a varias personas durmiendo en los asientos, hay algunos que ya no tienen descaro, puesto que ya se extienden a lo largo de los asientos y se cubren con sus chamarras o cobijas.

Este tipo de problemas se han multiplicado principalmente en los trenes que corren de Jamaica a  Manhattan.

 

 

No