compartir en:

Tras darse a conocer las inmensas cifras de hondureños que conforman las caravanas migrantes, autoridades del país centroamericano informaron que padres que viajen con sus hijos de manera ilegal irán a prisión.

De acuerdo con Lolis Salas, directora ejecutiva de la Dirección de Niñez, Adolescencia y Familia (DINAF), los padres podrían enfrentar de uno a tres años de prisión por repetidos intentos de sacar a sus hijos de forma ilegal.

Esta medida se toma para frenar la migración ilegal por lo que la presidencia de Honduras y Salas hacen un llamado para no exponerlos durante el recorrido,

“Ellos podrían ser víctimas del crimen organizado, redes que consisten en el tráfico de personas y órganos”, se lee en un comunicado de la presidencia, donde también aseguran que personas menores de 21 años son considerados como menores.

Hasta el momento la DINAF ha entregado diversas advertencias a 188 padres que regresaron al país luego de querer llegar a Estados Unidos de manera ilegal con sus hijos.

En las advertencias por escrito especifica que si los adultos intentan salir de nueva cuenta “serán sancionados con prisión de uno a tres años”.