compartir en:

Recuerda que en una Ciudad tan grande el transporte público presenta severos retrasos, así que te recomendamos tomar tus precauciones y evitarlas de ser posible:

via GIPHY

¿Sabías que...?

August Belmont Jr. fue un financiero estadounidense que financió la construcción del metro de Nueva York en 1900-1904, también financió y dirigió la construcción del Canal de Cape Cod en Massachusetts, que se inauguró en 1914. 

Además, durante muchos años dirigió Interborough Rapid Transit Co., que administraba el sistema de tránsito y construyó el hipódromo Belmont Park de Nueva York, el cual lleva el nombre de su padre, asimismo se desempeñó como presidente de la junta directiva de Louisville y Nashville Railroad;  director de Southern Pacific Co. , matriz del ferrocarril y del National Park Bank 

Dicho magnate creó la IRT (Interborough Rapid Transit Company) en 1900 para construir y operar el primer metro, mejor conocido hoy en día por la construcción de Belmont Park, el hogar de Belmont Stakes. El cual fue la parte del primer complemento de IRT del material rodante. 

via GIPHY

Dicho vagón privado para el señor Belmont, fue llamado Mineola, dicho trasporte estaba adornado con muebles de caoba filipina, cortinas de seda color morado, alfombras hasta las rodillas, cortinas corredizas de piel sintética, una cocina pequeña con estufa de queroseno y una nevera antigua, vajilla y cristalería con patrón de metro especial, un sofá reclinable muy cómodo, una silla giratoria y un escritorio con ruedas. 

De acuerdo con los registros Belmont únicamente utilizo el automóvil para entretener y mostrar el IRT a los invitados, sin embargo, las historias dicen que el Mineola sacaría a Belmont y sus invitados de un apartadero debajo del Hotel Belmont en la calle 42 y todo el camino hasta Belmont. Parque.  

Dicha teoría, podría ser cierta, ya que, al cambiar de pistas IRT a LIRR en Atlantic Avenue, podría marcar la ruta seguida por tan lujoso vagón, pero no hay evidencia de que los Mineola hayan hecho ese viaje.  
 
Después de la muerte de Belmont, el auto finalmente fue vendido como chatarra. Sin embargo, nunca logró terminar en el montón ya que en 1973 fue adquirido por el Shoreline Trolley Museum en East Haven, Connecticut, donde permanece hasta el día de hoy. 

 

No