compartir en:

De acuerdo con varios medios estadounidenses y la Unión de Libertades Civiles (ACLU), el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) recibe la localización de los vehículos gracias a los datos que son captados por lectores automáticos en algunos vehículos policiacos, puentes y señas de tránsito.

Esto se da a conocer gracias a que la ACLU tuvo acceso a archivos gubernamentales que demuestran que al menos 9 mil agentes de ICE pueden acceder a una base de datos de una compañía llamada Vigilant Solutions, en donde se guarda información sobre la ubicación de autos por su número de matrícula.

La información obtenida permite a Inmigración rastrear y dar seguimiento a los movimientos que realizan los inmigrantes en las ciudades.

Además, se reveló que ICE pagó más de 6 millones de dólares para poder visualizar la base de datos.

Por si esto fuera poco, las autoridades locales de más de 80 jurisdicciones en todo Estados Unidos han pactado con ICE para brindar datos de ubicación. Los acuerdos de ICE con Vigilant Solutions y con autoridades fueron obtenidos por la ACLU luego de interponer una demanda basados en la Ley de Libertad de Información (FOIA), la cual fue expuesta el año pasado.

ACLU hace énfasis en dar a conocer que este tipo de ‘espionaje’ es realizado para la localización de inmigrantes diariamente.

“Resulta espantoso que el ICE haya añadido esta base de datos de vigilancia masiva a su arsenal, y que sean autoridades locales y empresas privadas las que estén ayudando a la agencia en sus prácticas de seguimiento… particularmente contra personas de color, manifestantes, minorías religiosas e inmigrantes. Y dados los precedentes del ICE aterrorizando comunidades de inmigrantes, aún tenemos más razones para estar alarmados”, expresó Vashuda Talla, una de las abogadas de ACLU.