compartir en:

Los operativos de la oficina de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) continúan y la misma dependencia informó que realizó una redada a nivel nacional enfocada a inmigrantes indocumentados detenidos por manejar bajo influencia del alcohol o las drogas (DUI).

El propio director adjunto de la agencia en Boston Todd Michael Lyons indicó que la movilización “Operación: Calles Seguras” duró varias semanas y terminó con la detención de 1,191 extranjeros cuyas huellas dactilares están en las bases de datos de crímenes del FBI.


“Estas personas estaban siendo pasadas por alto”, consideró el funcionario. “Manejar bajo la influencia es una amenaza peligrosa, independientemente del país de origen”.
 

El funcionario agregó que, ICE usó huellas dactilares en la base de datos de delitos del FBI, cruzaron la información con arrestos por conducir ebrio y se dirigieron a las últimas direcciones para localizar a los sospechosos.

 

Lyon además se le fue directo a los inmigrantes y criticó que estas personas sean liberadas tan fácilmente a pesar de haber cometido la falta vial, incluso consideró que los jueces y fiscales parecen que los están ayudando.

No