compartir en:

Una mujer de 60 años, de origen haitiano ganó una demanda en contra del hotel para el que trabajó por diez años en Miami.

De acuerdo al Miami Herald, cuando Marie Jean Pierre fue contratada, le pidió a su jefe que al realizar los horarios tomara en cuenta que ella no podía trabajar los domingos debido a sus creencias y costumbres que tenía como cristiana.

Pero fue hasta el 2015 que su jefe en el Hotel Conrad la designó para trabajar esos días sabiendo que ella no podía, así que Marie se las ingenió para no descuidar su empleo intercambiando horario con sus compañeros.

En el 2016, su jefe le exigió trabajar los domingos por lo que ella no aceptó y fue inmediatamente despedida.

Compensación

En ese entonces la mujer presentó una queja ante la Comisión de Igualdad de Oportunidades de Empleo, pero finalmente en el 2019 ganó la batalla legal con el hotel  en el Tribunal de Florida, por lo que el Hotel Conrad fue obligado a pagarle 21 millones por los daños causados.

Pero no solamente recibió esa cantidad, pues también debían pagarle 36 mil por sueldo no depositado y 50 mil dólares por el sufrimiento emocional.

En la queja, Marie Jean declaró que la persona para la que ella trabajaba, creaba un ambiente de trabajo tenso y hostil, reprendiéndola por sus creencias religiosas.