compartir en:

En los últimos días se ha disparado el número de casos de huelgas de hambre colectivas de inmigrantes, que buscan a costa de su vida presionar para salir en libertad de los centros de detención de la oficina de Inmigración y Control de Aduanas (ICE).

De acuerdo con la dependencia, a finales del mes de marzo al menos 150 personas se organizaron para dejar de comer en el Centro Correccional de River en Ferrida.

En su mayoría son las personas que solicitan asilo los que participan en estas huelgas hasta ahora se tienen registrados 24 casos de grupos de detenidos que prefieren morir de hambre que estar recluidos.

“Nunca hemos visto tantas huelgas de hambre en tantos lugares diferentes en menos de tres o cuatro meses”, alertó Maru Mora Villalpando, activista de los derechos de los inmigrantes que vive en el estado de Washington. “Y los que hemos podido ver han sido dirigidos por solicitantes de asilo”.

La exigencia principal de estas personas es que se les permita enfrentar su juicio en libertad que en muchos casos duran años.

Actualmente se tienen dos formas de salir libres mientras sus casos aún se están revisando: la libertad bajo fianza o la libertad condicional, pero durante la actual administración de Donald Trump ninguna parece ser una opción real.